Reglas educativas para el futuro

(12.12.2018)

Fuente. reforma.com Autor. Gabriela Villegas Página.


Texto de la Nota

En la ruta hacia el futuro, todos, sin importar nuestra edad o conocimiento, somos migrantes, señaló Marina Gorbis, directora de Institute for the Future (IFTF) de California, Estados Unidos. La especialista con experiencia en consultoría y organización en Silicon Valley compartió ayer en la charla "The Future of Work and Education" en el Quinto Congreso Internacional de Innovación Educativa (CIIE), del Tecnológico de Monterrey. "Todos somos inmigrantes hacia el futuro; ninguno de nosotros es nativo de esa tierra", indicó Gorbis, autora de The nature of the future: dispatches from the socialstructed world. "Cuando pensamos en migrantes, entramos a un nuevo mundo y todo es raro. Tenemos que aprender un nuevo idioma y aprender una nueva cultura". La experta compartió con el auditorio, en su mayoría docentes de América Latina, las cinco reglas para educar en el futuro. 1. Nadie puede predecir el futuro La primera regla, dijo Gorbis, es entender que el futuro no se puede predecir. Existen analistas de tendencias o empresas dedicadas a la predicción del precio de un producto al mercado o el éxito de cierto producto en el futuro, pero no miden el impacto de las transformaciones tecnológicas ni sociales. 2. Saber ver las señales Entender el futuro recae en observar el funcionamiento digital y social de productos o servicios cotidianos como la aplicación de transporte privado Uber o las redes sociales. La experta considera que los sistemas de reputación como el que existe en la empresa Uber podrían ser considerados como la nueva divisa. 3. Tener perspectiva histórica Ya que predecir el futuro no es lo recomendado cuando se quiere innovar en educación, Gorbis apuesta a retomar patrones históricos de tendencias. "Yo digo que soy futurista tanto como historiadora. Hay patrones en la historia que sí se repiten con el tiempo y poner las cosas en perspectiva de la historia es importante para entender esos patrones de cambio, porque hay similitudes". 4. Descubrir mareas La especialista explicó que en cualquier momento de transformación tecnológica se viven dos curvas simultáneas: La curva descendiente es la que corresponde a lo establecido y a lo que se está acostumbrado a vivir. La curva nueva emerge como otra manera de vivir y hacer las cosas. Consideró que ambas curvas deben ser identificadas y analizadas al momento de tener una visión a futuro. 5. Crear comunidad La colaboración, tanto presencial como virtual, es una buena herramienta en la educación del futuro, dijo Gorbis "El trabajo futurista es colaborativo. Es unir múltiples puntos para un mismo tema cuando pensamos en el futuro de la educación es importante que las personas entiendan las tecnologías que se están desarrollando y han transformado a la educación", detalló.